5 razones para no regalarle un perro a tu hijo

5 razones para no regalarle a tu hijo un perro

  1. NO lo sacará a pasear
  2. NO recogerá las cacas.
  3. NO limpiará los pelos del sofá
  4. NO lo bañará
  5. NO le pondrá la comida ni el agua

A pesar que te prometa y prometa que lo hará, la realidad es que sólo la primera semana cumplirá con todas sus obligaciones, la segunda habrá olvidado todas sus promesas y la tercera ya estarás totalmente arrepentida de haber traído al pobre animalito a casa, pero ya no hay vuelta atrás,

valeriaycarolina

así que tu asumes todas las responsabilidades, incluido sacarlo a pasear antes de irte al trabajo....recoger sus "caquitas" y bueno, haciendo amigos, que paseando al perro he conocido a gente majísima.

5 razones y más para  regalarle a tu hijo un perro

  1. serán compañeros de juegos
  2. el amor de un  perro es incondicional
  3. aprenderá a ser esponsable de otro ser vivo
  4. está demostrado que los niños con animales en casa mejora el sistema inmune
  5. y la más importante: "Harás muy feliz a tu hijo"
y no olvides
  • conocerás a mucha gente cuando lo saquéis a pasear al parque.

Obviamente estás razones no me las he inventado yo,  hay  multitud de estudios, artículos,  libros , ... que explican los beneficios que tendrá para tu hijo y tu familia tener una mascota en casa,  el psicólogo alemán Dieter Krowatschek  en su libro "Los niños necesitan animales de compañía" , dice que  entre los niños y los animales  se producen unos  lazos afectivos muy sólidos, que hacen aumentar la autoestima del niño.

Además, con  tu ayuda y tu educación  hará  que nuestro hijo vaya asumiendo, poco a poco, las responsabilidades que implica tener una mascota.  Tampoco esperemos que el niño se implice voluntariamente en el cuidado (lo digo por experiencia) , como en el resto de facetas, debemos de educar  al niño a cuidar de su mascota:  cepillarlo, darle de comer, sacarlo a pasear, recoger "las caquitas".

gato

En mi casa siempre tuvimos animales, y  no he olvidado a ninguno como aquellos pollitos que regalaban a nuestras madres en el mercado, o  los hamster que mi hermano enseñaba a abrir puertas con palancas siguiendo las teorias conductistas de Skinner, de ahí debió surgir mi vocación por la

psicología, y por supuesto a mi perrazo Alazán, gracias a él perdí el pánico que tenía a los perros.  Mi padre decidió que la mejor manera de perder el miedo que tenía a los perros era teniendo uno y funcionó.

Acerca de Carme

Cuentos infantiles y clásicos, recursos educativos gratis, psicologia infantil. Guía infantil para aprender, divertirse y educar a nuestros hijos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. María Loreto Navarro

    Me estás dando más razones para tenerlo que para no tenerlos. De pequeña también tuve uno pero, tenía suficiente espacio en el jardín trasero de mi casa, para correr, enterrar sus huesos y hacer sus cosas. Lo que verdaderamente no me gusta de regalarle un perro a mi hija, es el espacio que tenemos en casa. Lo pensaré

Deja un comentario