¡Paola hace un nuevo amigo!

Paola nuestra amiga conejo gata se levantó ese día muy contenta, porque habían rumores de que ese mismo día llegaba un nuevo alumno a su clase y decían que era como ella una mezcla perfecta entre gato y conejo.
Al llegar a clase conoció por fin a su nuevo compañero Miguel, y aunque se llevaba muy bien con sus compañeros, incluso con Mo el chulito de clase, al ver a Miguel se sintió un poco menos sola.
Fué a presentarse con Miguel muy contenta pero parecía que había algo que no le entusiasmaba a Miguel:
-Hola me llamo Paola, estoy muy contenta de conocerte.
-Y a mi que mas me da.
Le dijo Miguel, de mala gana.

Imagen 3

Paola muy sorprendida y triste se fue a casa pensando por que Miguel le había hablado de esa manera sin conocerla de nada, ¿Por que había personas como Miguel que les hablaban mal sin ningún motivo?
-Papá hoy un chico nuevo me ha hablado muy mal sin conocerme y estoy muy triste.
Le contó Paola en la cena a su padre.
-Y además es un gato conejo como yo y quería que fuésemos muy buenos amigos.
Papá y Mamá se miraron con media sonrisa en la cara.
-Paolita creo que ya se lo que le pasa a ese chico nuevo, creo que se siente diferente a todos como tu alguna vez tu has sentido, y al ver que a ti no te afecta y eres una señorita muy feliz, dentro de él se ha sentido muy mal porque él no es capaz de sentirse feliz y no dejar que le importe lo que piensan los demás.
-Ya, pero papa, ¿como puedo hacer entonces para que sea mi amigo?
-Solo puedes ser paciente y ser como tu eres demostrándole que eres feliz contigo misma, con eso tan simple, le ayudarás muchísimo.

Al día siguiente Miguel paró a Paola antes de entrar a clase para hablar con ella.
-Oye lo siento por lo de ayer no quería hablarte así, siempre me han tratado como a un bicho raro, alguien diferente.
-Todos somos diferentes, eso es lo que nos hace únicos.
Miguel se quedó muy sorprendido con la respuesta de Paola.
-Y no te preocupes aquí todos somos iguales y todos somos amigos de todos. Si quieres ser mi amigo, ¡me encantaría!
-¡Claro! Y muchas gracias por ser tan simpática.
Y así es como Paola ayuda a su nuevo compañero de clase Miguel a sentirse adaptado y apreciado en la escuela.

Cuentos para educar: Juan el sucio

Cuentos con moraleja

Juan el sucio