Cómo evitar las pesadillas en los niños

Cada noche mientras dormimos pasamos por varios ciclos que se van sucediendo en un patrón repetido.  Cada fase o ciclo tiene una duración aproximada de 90 a 110 minutos.

niñodurmiendo

 
  • Fase 1  de adormecimiento

Suele durar unos 10 minutos, entramos en un sueño ligero del que podemos despertar fácilmente,  en esta etapa los ojos se mueven lentamente y la respiración se ralentiza. Nuestro cerebro emite ondas theta.

  • Fase 2

El cuerpo comienza a prepararse para el sueño profundo,  la temperatura corporal desciende, la presión arterial también disminuye, el movimiento del ojo se detiene y las ondas cerebrales se vuelven más lentas y suele durar unos 20 minutos.

  • Fase 3

Entramos ya en un sueño profundo, las ondas cerebrales son muy  lentas,  las llamadas ondas delta, en esta fase el cuerpo se autorepara y sana, aunque también es la fase en la que suele darse el sonambulismo.

  • Fase 4

Continuamos durmiendo profundamente,  el cerebro produce ondas delta casi exclusivamente.  Si te despiertas en esta fase, te sentirás desonrientado unos minutos. 

Etapa del sueño REM

Después de un ciclo completo de sueño NREM, el sueño REM es el segundo tipo de sueño, es la etapa donde ocurre la mayoría de los sueños. Nuestro cerebro está muy activo, a pesar de que estamos profundamente dormidos, las ondas cerebrales imitan la actividad durante el estado de vigilia.   Nuestros ojos se mueven rápidamente, pero nuestro cuerpo no puede moverse.  Las pesadillas  se dan durante las fases de sueño REM.

Las pesasillas

Todos tenemos pesadillas de vez en cuando,  pero los niños de  2 a 4 años suelen ser más propensos porque es una época en la que se desarrollan los miedos y empiezan a ser más imaginativos, por ejemplo si  los niños han visto un programa o una pelicula especialmente intensa durante el día o antes de acostarse, es probable que esa noche sueñe con ella, si ha pasado miedo durante la películar, seguramente tendrá pesadillas.  También si se han sentido ansiosos durante el día por la noche pueden tener sueños movidos, cualquier situación "anormal" puede provocarle una pesadilla si el niño la vive con ansiedad.

Cómo ayudar a su hijo si se despierta con una pesadilla

  • Cuando se despierte y te llame ves a su lado,  consuélalo, el contacto físico es importante, abrázale. No lo lleves a tu cama porque podrías crearle un hábito dificil de romper.
  • Háblale y tranquilizalo explicándole que sólo ha sido un sueño y no es real.
  • Déjale una luz encedida y algún muñeco o peluche.

Cómo prepararse para ir a dormir

AtrapasueñosEstablece una rutina diaria, asegurándote que el niño duerme las horas suficientes.  Dormir siempre a la misma hora, un baño caliente, leer un cuento bonito y positivo, dejar una luz encendida, dormir con un peluche preferido.  Y por supuesto no ver películas, dibujos que le den miedo.

Un buen truco  es utilizar algún elemento que atrape o repela los malos sueños,  por ejemplo tener una colonia  "repelente de pesadillas",  un muñeco "come pesadillas",  un "atrapasueños"  en la puerta de la habitación para que no entren los sueños.

Tener pesadillas es algo normal, pero si tu hijo tiene pesadillas a menudo, deberías ver que situación estresante está viviendo y por supuesto consultarlo con el pediatra.

   

Educar con inteligencia emocional

  • No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti
   

20170905_205249En  un viaje  reciente que hicimos mi hija y yo a Londres, mientras esperábamos el cambio de guardia, una niñita de unos 10 años, se colocó en un lugar vacio que había en la valla, detrás de ella, sentada en el suelo, había una señora,  al ver que la niña se le colocaba  delante, se levantó, la cogió del brazo y la apartó bruscamente. La mamá de la niña no estaba por allí, pero me sentí indignada, porque la niñita, no lo había hecho de mala fe, vió un sitio libre y se colocó, y la "señora" estaba guardándose el sitio desde la distancia. Aquella niña no era mi hija, pero no pude contenerme y le dije a aquella señora, que era una mala educada, que a los niños no se les toca, ni se les trata así. Pensaba que no me entendería, pero, casualmente era latina.  Mira que bien,  pude decirle todo lo que pensaba. Ella terminó diciéndome que educara mejor a mi hija. Pero aquella niña no era mi hija, era una desconocida. ¿Cómo hubiera actuado si hubiese sido mi hija? obviamente, no hubiera tolerado que nadie la tratara así.

 
Trate a sus hijos como le gustaría que les tratasen los demás
   

Pero siendo honesta ¿cuántas veces  he contestado mal a mis hijos, no les he hecho caso cuando me explicaban algo o les he gritado? muchas, muchísimas.  Todas esas veces me hacen pensar que no soy una madre perfecta y desearia tener más autocontrol, más paciencia, más inventiva, menos estrés.

¿Cómo puedo lograr todos estos loables objetivos?

  • Ser consciente de mis sentimientos y de los demás

emocionesMi hija tiene 15  años. Lleva unos meses, que está ¿triste?, ¿ansiosa?, ¿malhumorada?, o quizás ¿contenta? . Lo cierto es que no sé como  está. La observo,  se lo he pregunto, pero no sabe definirlo.  Si yo no sé cómo está, tampoco sé cómo tratarla. Lo que si sé,  es que su estado  me produce ansiedad y mi ansiedad le acaba produciendo más agobia a ella, así que dejo de un lado mi ansiedad, respiro e intento acercarme a ella, pero sin agobiarla.

  • Ser empática

Una vez he descubierto cuales son sus sentimientos, debo entenderlos y no hay mejor manera de entenderlos que acordarme de mis 15 años. Yo era una adolescente llorona, me pasaba el día llorando por todo: por los chicos, por las amigas, por el final de un libro, etc.  Desafortunadamente, mi ejemplo no sirve porque mi hija no es llorona, es hermética. Yo hablo y hablo, le pregunto y le preguntó, y sólo, una de cada diez veces, mis monólogos se convierten en diálogos. Y me explica cómo se siente y me pongo en su lugar, con muchas dificultades, porque no acabo de entender sus quejas. Es difícil ser empático, porque  como dicen en PNL (programación neurolinguística) "el mapa no es el territorio" y sus experiencias no son las mías, pero aún así lo intento.

  • Controlar los impulsos

 Uff, otra asignatura pendiente. Hace menos de 1 hora, le he gritado como una posesa a mi hijo de 17 años. Eran las 7 de la tarde y todavía estaba durmiendo la siesta.  Pobrecito, total hoy es domingo, pero por qué le tengo que gritar.  Aixx, no os he explicado que esta mañana he practicado el autocontrol y he estado más de 1 hora intentado que se levantara de forma amorosa, he tardado ¡1 hora¡ y cuando esta tarde he visto que se repetía la escena, el autocontrol ha desaparecido, le he gritado, él también me ha gritado, hemos entrado en una "espiral de gritos". Cuando entras en una espiral de gritos, se produce un "secuestro emocional",  actuamos irracionalmente. ¿Cómo evitarlo? la mejor solución es poner distancia y volver al rato, racionalizándolo al tema.

  • Plantearse objetivos positivos

Bueno, bueno, tampoco mis hijos son tan "horribles", por ejemplo mi hija es muy resolutiva, si necesita algo que le interese mucho, mucho, mucho, puedo estar tranquila que buscará la manera de hacerlo,  su talento a la hora de trazar planes es una habilidad de la inteligencia emocional, mi labor como madre y educadora es orientarla en planificar unos objetivos adecuados a su edad y situación.   Tenemos que ser capaces de detectar cuales son sus mejores cualidades y las nuestras para utilizarlas en la consecución de objetivos positivos. ¿Cuándo eres más productivo? . Prefiero estudiar por la mañana, en cambio mi hijo prefiere hacerlo por la noche. Conocer estas aptitudes nos permitirá sacar más "provecho" de nosotros.

  • Potenciar las habilidades sociales

Mea culpa, ¿cuántas veces le he preguntado a mi hijo cúando tiene que entregar un trabajo y después no escucho su respuesta? y vuelvo a preguntarselo a lo 5'minutos. Le da una rabia y yo lo entiendo.  Aprender a escuchar a los demás y no a esperar al que el otro acabe para empezar tú a hablar, es una de las habilidades fundamentales de la inteligencia emocional, en definitiva  convertir la escucha en una escucha activa. Para comunicarse bien, es tan importante saber comunicarnos como saber escuchar.

 

Transtorno de déficit de atención (TDAH)

El transtorno de déficit de atención (TDAH) en niños.

tdah El trastorno por déficit de atención es un transtorno  neurobiológico que se caracteriza  por  un aumento de la actividad física, impulsividad y dificultad para mantener la atención y que se produce en varios entornos de la vida del niño, como en el colegio, en su casa, en el parque, etc.

Debe ser diagnosticado por un especialista, aunque los padres  seremos  los primeros que observemos el comportarmiento de nuestros  hijos, para detectar los síntomas y actuar en consecuencia.

¿Qué podemos observar en nuestros hijos?

Depende del tipo de tdah que manifieste nuestro hijo, podremos observar algunos de estos comportamientos:

TDAH por deficit de atención

  • No presta atención a los detalles y comete errores en los deberes escolares por falta de atención, por ejemplo faltas de ortografía a copiar enunciados.
  • Errores en los deberes escolares u otras actividades por simple descuido
  • No sabe seguir instrucciones sencillas
  • No sabe organizar su tiempo.
  • No sabe organizarse a la hora de hacer deberes
  • Evita las actividades que requieren esfuerzo mental, demorando su realización. La hora de los debere se eterniza.
  • Pierde objetos, como juguetes, cuadernos, libros del cole, los deberes,...
  • Se distrae con facilidad
  • Se olvida de hacer los deberes o tareas cotidianas.

TDAH por hiperactividad

  • Movimientos repetitivos que denotan nerviosismo (mover las piernas cuando están sentados)
  • No pueden estar sentados mucho rato
  • Les encanta subirse a los muebles,los árboles, ... y correr, siempre están en marcha
  • No saben jugar tranquilamente: como hacer un puzzle o leer un libro
  • Habla excesiva o descontrolada, responde antes que acaben las preguntas

TDAH por hiperactivad y déficit de atencion

  • incluye una combinación de los dos tipos anteriores.
Estos comportamientos no deben ser esporádicos, deben mantenerse en el tiempo. Es recomendable hablar con sus profesores para ver si nuestro hijo se comporta en el colegio de la misma manera que en casa. Un niño con TDAH se comportarà igual en diferentes entornos: casa, colegio, etc.

¿Qué podemos hacer cuando nuestro hijo tiene TDAH?

La intervención debe ser multimodal: profesionales de la salud, padres, maestros y nuestro hijo. Un correcto diagnostico con un professional nos ayudará a establecer unes pautes de actuación en casa y en el colegio.
  • estableceremos normas que nuestro hijo pueda complir
  • no hablarle solo de su problema, le motivaremos premiándole sus conductes positives.
  • los horarios en casa deberán ser muy organizados
  • le ayudaremos a organizarse llevando una horario de tareas
  • fijaremos objetivos a corto plazo
  • le estimularemos a hacer deporte para canalizar su energía
Más información y recursos:

La adicción al móvil de los adolescentes

Mis hijos adolescentes son adictos al móvil.

Es un hecho, no lo puedo negar. Se levantan y cogen el móvil, desayunan con el móvil, ven la televisión con el móvil, van al baño con el móvil.  No comen, ni cenan con el móvil porque la AUTORIDAD, yo y su padre, se lo tenemos prohibido, pero cuando no estamos, seguramente también lo utilizan. Lo último que dejan, antes de irse a dormir, es el móvil.

¿Y qué hemos hecho y estamos  haciendo para "curar" su adicción?

  • estampar el móvil contra el suelo:  1 vez.
  • darles de baja del servicio: 0 veces.
  • tutorizar el uso: más de 20 veces
  • hablar con ellos: más de 50 veces
La última conversación fue hace apenas dos días. Resultado: 

   padre: 1

   madre: 1

El padre no cree que debemos tutorizar el uso del móvil, opina que  el niño tiene que darse cuenta  de la cantidad de tiempo que pierde  y una vez que se de cuenta, el solito racionalizará su uso, porque cualquier ayuda, método, disciplina o tutela,  deben estar dirigido a que el niño se de cuenta de su debilidad.

Yo opino que necesitan ayuda, que no es fácil controlarse sólo, que tenemos que tutorizarlos, quitarles el móvil cuando están haciendo otras tareas y dárselo unas horas o momentos determinados. Es cierto que esta técnica ya la hemos puesto en práctica, pero también es verdad que la medida acaba relajándose, más o menos en una semana. Mea culpa!!!.

Mi hijo mayor, quiere que nosotros le tutorizemos, no se siente capaz de controlarse y nos pide ayuda. Para mi es un gran paso, pero su padre opina que es una actitud poco sincera, dejando la responsabilidad de sus actos en "el otro", al fin y al cabo ya tiene 17 años y tiene que empezar a ser responsables de sus actos.

Protección vs liberalismo

Está claro que no creo en la psicología de dejarlo que se estrelle él solito. Puede que algún día se dé cuenta que ha perdido muchas horas de su vida, viviendo la vida de otros, como dice mi amiga Olga, pero también puede pasar que nunca se dé cuenta, y no pueda acabar el bachillerato, o sacar una buena nota para la selectividad, o  no pueda cursar la carrera que quiere porque no le llega la nota.

el-cerebro-adolescente

Fuente: neuropediatria.org

Actúo como una madre "helicóptero" , lo sé, pero también estamos hablando de una adicción y de una mente inmadura.  Numerosos estudios han demostrado que los adolescentes tienen un lóbulo prefrontal inmaduro que produce rigidez en el comportamiento y fallos en el proceso cognitivo de planificación y formulación de estrategias.

Al final de la conversación llegamos a un acuerdo, nosotros le controlaremos el uso del móvil, pero él será el responsable de entregárnoslo cada día. Veremos como va. 

Para acabar puedes ponera prueba tu adicción con este test de la OCU.   Aquí tienes un cuento de los tres cerditos cuando se encontraron un smartphone