Padres e hijos: como educar a nuestros hijos

Ser padres o cómo educar a nuestros hijos.

Jorge BucayHace algunos días, asistí a una conferencia organizada por TEDxBarcelona, la presentación del libro Padres e hijos de Jorge y Demián Bucay. El título de la charla era "Cómo educar sin premios ni castigos". Fue una conferencia entretenida y amena.

Me gusta Jorge Bucay, me gusta su manera de hablar y de escribir, sus metáforas me recuerdan las lecturas de Erickson, el padre de la hipnosis moderna. Casi siempre suelen tener un mensaje para mi.

Antes de escribir este artículo hice una pequeña encuesta entre mis amigos:

  • ¿Cuándo decidistéis ser padres, os preocupó en algún momento, si seríais capaces de educarlo/la correctamente?.
  • ¿Por qué decidistéis en ese momento ser padres?-

cómo educar a nuestros hijosNinguno de mis amigos se  planteó éstas u otras cuestiones. En general tomaron la decisión porque creyeron que era el momento adecuado. Por eso, cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas y/o problemáticas, nos pillan poco preparados.

  • ¿Cómo te  enfrentas a los berrinches? ,
  • ¿y a los supensos? ,
  • ¿a a los primeros desamores?,
  • ¿a las salidas nocturnas? y
  • ¿cómo les haces ver lo que es bueno y lo que es malo?.
En general, cuando nos planteamos tener  hijos, en ningún momento se nos ocurrió pensar si estábamos preparados para educarlos, lo dimos por supuesto, teníamos trabajo, educación, salud,... y era el momento.

¿Cómo educar a nuestros hijos?

Los Bucay nos hablaron si era posible educar con premios y castigos, ellos parten de la premisa que es imposible, porque supone imponer la autoridad, pero si la autoridad se ausenta, las restricciones desaparecen.

Aixx, pobre de mi, que mal he educado a mis hijos estos años. Venga castigarlos con no salir si no hacían la cama o premiarlos con ir el cine si la hacían toda la semana. Yo confiaba que a base de mucho premiar o castigar, la conducta se acabaría conviertiendo en un hábito.

Para Jorge Bucay la manera sana y efectiva de educar es a través de la motivación: Educar es motivar.

Un papá, que asistió a la charla,  preguntó ¿cómo actuar frente al llanto de un niño enfadado?. Para los autores  hay que actuar sin premio, mostrándole el beneficio que obtendrá si deja de comportarse de ese modo. Una frase que se podría emplear es “si dejas de llorar podemos pasar un buen rato juntos jugando”. Lo siento pero yo entiendo esta respuesta como un premio, no es un premio físico, pero no deja de ser un premio: mi compañía.

¿Conocéis aquella frase?

“ Entre más grande mi esperanza mayor mi decepción ”

Pues eso es lo que me pasó con la charla, esperaba mucha más, una formula mágica para educar, pero quizás en cuanto a la educación ya está todo dicho y no hay formulas mágicas.  Es una tarea de ensayo y error y, sobre todo ser conscientes que los niños aprenden, principalmente, imitando lo que ven en casa. 

       

 

   

Aprender nuevos hábitos

A estas alturas del mes, los propósitos que nos propusimos para el nuevo año, empiezan a ser historia: estudiar inglés, ir al gym, comer sano, dejar de fumar. Pero, ¿Porqué nos cuesta tanto mantenernos en los nuevos hábitos? Imagínate caminando por la playa.... tus pies dejan tu huella, vuelve sobre el mismo recorrido varias veces, el surco es cada vez más profundo ,¿Verdad? si caminaras cada día varias veces, todos los días, todas las semanas, el surco se convertiría en un gran agujero, algo parecido ocurre con las conexiones de tus neuronas cuando repites una acción varias veces al día, día tras días, las conexiones neuronales cada vez son más fuertes, más resistente. neuroplasticidad neuronalLas neuronas que utilizamos frecuentemente desarrollan conexiones más fuertes y las que nunca o rara vez se utilizan van perdiendo las conexiones, a estas capacidades de establecer nuevas conexiones y borrar las no utilizadas se le llama neuroplasticidad neuronal La base del aprendizaje, la adquisición y eliminación de los hábitos, de los buenos y de los malos, es posible gracias a la neuroplasticidad neuronal.
Charles Duhigg, autor de "El poder del hábito nos habla de la formación y consolidación de un hábito y se compone de 3 pasos:
 
  • la señal, el detonante que informa a nuestro cerebro que puede poner el piloto automático,
  • la rutina, que puede ser física, mental o emocional,
  • la recompensa, que ayuda a nuestro cerebro a decidir si vale la pena recordar en el futuro este bucle en particular.
buenos habitosBueno, ya sabemos la teoría, pero ahora tenemos que ponerla en práctica, qué ingredientes necesitamos para no hacer el camino sólo una vez:  la motivación, la curiosidad y las recompensas. Si estás suficientemente motivado, te estableces objetivos y recompensas, será mucho más fácil convertir tus propósitos en hábitos.  No olvidemos que el cerebro está programado para ahorrar energía, por eso cuando una acción la repetimos lo suficiente, nuestro cerebro pone el piloto automático, nuestra acción se ha convertido en un hábito.  Técnicas para afianzar hábitos
  • No lo pienses. Es una técnica que yo utilizo para hacer deporte,  yo voy a nadar tres  días a la semana, obviamente mi recompensa es sentirme mejor, y el método que utilizo es no darme la oportunidad para pensar  que no quiero ir, si me viene el pensamiento de "vagancia" lo alejo, me preparo la bolsa y me voy. Y me está funcionando. 
  • Lista de tareas. Otra técnica que funciona es hacerte cada día una lista de tareas, apúntate todo lo que quieres hacer cada día y cuando lo hagas: táchalo, no sabes la satisfacción que da saber que has acabado una tares
  • Hazte un regalo. No es cuestión que cada vez que no te fumas un cigarrillo te vayas de compras, pero si puedes hacer una lista de propósitos. Si tienes niños sabrás que en la guardería se utiliza mucho las tablas de puntos o "gomets". Puedes hacerte una y por ejemplo por 1 semana sin fumar, te das una recompensa, por un 1 mes una recompensa mayor,...
  • Explica tus nuevos propósitos a personas que son importantes para ti. Ellos sabran motivarte con sus palabras. 
 
¡Suerte!
 
 
     

¿Para qué sirven los deberes escolares?

Rosa (44 años, madre de Lara 10 años) Para fastidiar a los padres 
Esta semana he preguntado a madres, padres y docentes para que creen ellos qué sirven los deberes escolares. para qué sirven los deberes escolaresLos docentes lo tienen bastante claro: el objetivo principal es el de reforzar el aprendizaje adquirido en clase y desarrollar habilidades como hábitos de estudios, autodisciplina, estrategias individuales de resolución de problemas. En general la mayoría de los padres están en contra de los deberes, consideran que con 5 horas de clase diarias debería ser más que suficiente para alcanzar los objetivos académicos.  Estas son las opiniones "educadas" lo que me han comentado después es lo siguiente:  Docentes: los padres no quieren deberes porque apuntan a los niños a miles de extraescolares y cuando llegan a casa es demasiado tarde para sentarse con el niño a supervisar los deberes, los niños y los padres están cansados, tienen la presión de los deberes, de hacer la cena, de bañarse, al final acaba la familia cenando a las 10 de la noche, sin tiempo para nada.  Padres: los deberes se ponen porque la ratio es demasiado alta para hacer un trabajo más personalizado con el alumno, demasiadas diversidades en clase para un solo profesor y cómo no se llega a todo y a todos, pues ahí los niños van cargaditos de trabajo a casa para hacer lo que no pueden hacer en clase, para algunos niños los deberes es el verdadero momento del aprendizaje porque en clase no se enteran de nada.  Escucho a los docentes y creo que tienen razón, escucho a los padres y también opino que tienen razón porque el problema no es si hay que poner deberes o no, el problema es mucho más profundo:
  • la falta de recursos en la educación que obliga a tener 30 niños por clase, sin profesores de refuerzo para atender la diversidad en la adquisición del aprendizaje, por poner un ejemplo facilón no podemos olvidar que la capacidad de un niño nacido en enero no es la misma que la de un niño nacido en diciembre, 
  • el largo horario laboral de los padres les obliga a apuntar a los hijos a extraescolares para tenerlos "recogidos" más tiempo. 
¿No será que los deberes son los síntomas de una enfermedad?.            

10 juegos tradicionales y divertidos

canAunque los niños juegan para divertirse, es también un aspecto importante de  aprendizaje y desarrollo, siendo una preparación para la vida adulta.  
 “El gato jugando con el ovillo aprenderá a cazar ratones y el niño jugando con sus manos aprenderá a controlar su cuerpo”  Karl Groos
Piaget relaciona las fases evolutivas del pensamiento humano  con tres estructuras básicas del juego:
  • el juego es simple ejercicio;
  • el juego simbólico (abstracto); y
  • el juego reglado (colectivo).
Recuerdo mis tardes después del colegio cuando bajaba a la calle y jugaba:
  • charranca o rayuela,
  • al burro,
  • a los tres palmos,
  • a la goma,
  • al pañuelo,
  • a la comba,
  • al bote,
  • a un, dos, tres, pica pared (podría ser una variedad del actual maniqui challenge, sin grabarlo),
  • a las canicas,
  • a las chapas, ... 
rayuelaEn nuestra sociedad, los juegos tradicionales están  en peligro de extinción, por qué cuántas veces has visto a  tus hijos jugar al pañuelo o saltar a la goma. Es cierto que nuestro estilo de vida ha cambiado mucho, ahora es impensable que nuestros hijos bajen solos a la calle a jugar, los peligros se han multiplicado: el tráfico, el ambiente, etc.  La única manera de recuperarlos es buscar un espacio para ellos, el patio del colegio, el parque, las vacaciones, aprovecha estos momentos para jugar con ellos, seguro que les encanta.  Vamos a recordar e como se juega a:
  • La charranca. Sólo necesitas un trozo de tiza, una piedrecita y el suelo.  Dibuja en el suelo la figura de la charranca. El juego consistía en empezar por la casilla 1. El primer obstáculo era tirar la piedra en la casilla que te tocaba. El segundo obstáculo era saltar por encima de la casilla donde estaba la piedra. El tercer obstáculo era ir saltando a la pata coja por las casillas individuales y con los dos pies por las casillas dobles. Y así hasta llegar al final.
  • La comba o la goma. Era un juego casi exclusivo para niñas. Me encantaban sus canciones:

Al pimiento colorado, azul y verde, la señorita Carmen casarse quiere.

Y no quiere que sepamos quién es su novio, el señorito (depende del año)  que es un pimpollo, cara de pollo.

  • Al burro. Se ponían tres niños uno detras de otro, y los demás se subían encima a la carrerilla. Este no es muy recomendable, por las posibles lesiones.
Os dejo un video de dibujos animados en el que los tres cerditos juegan al burro.