Los smartphones y la educación

Los smartphones y la educación

No hay día que ojeando  la prensa o simplemente navegando por la red me encuentre cientos de articulos sobre lo perjudicial que es el uso de los smartphone en nuestros hijos y en nosotros mismos, he intentado buscar estudios serios sobre cómo afecta en su desarrollo, y no he encontrado ninguno en español.  Por cierto, mientras escribo esta articulo, tengo a mi hijo adolescente de 15 años sentado a mi lado, con su smartphone en la mano, sin entrometerme en su espacio, disimuladamente miro con el rabillo del ojo que está haciendo: escucha música, mientras lee un artículo del Barça.  Es domingo  por la tarde, estamos en la sala de lectura de una casa rural,  llueve, truena.  Podría estar leyendo un libro, es cierto, pero ha elegido estar con su teléfono, que ya no es un teléfono, es un aparato con el que escucha música, lee, ve series, mira videos en youtube, se comunica con el exterior, dicho  así es un invento fenomenal, ¿no?.

los tres cerditos con el movilComo casi todo en la vida, el problema está en el abuso y en la falta de control, que sea el aparato el que le controla a él y no al revés. Por poner un ejemplo, el otro día en el tren, había un adolescente sentando delante mio, llevaba sus cascos puestos y estaba mirando algo en  su móvil,  parece ser que se la acabó la batería, su reacción fue de rabia, al principio y por deformación profesional  pensé que ese chico podía padecer adicción al móvil, pero seguí observándolo y me puse en su lugar:

     

Y si me quedo sin bateria, ¿qué me ocurrre? me da rabia, ¿por qué? porque con el móvil estoy conectada con mi trabajo, con mis padres  (que son mayores y están enfermos), leo, consulto mi blog, escucho música, en resumen me facilita la vida, pero también me da rabia si se me estropea la lavadora o el lavavajillas, porque me quedo sin un invento que también me facilita la vida.

¿Cuántos años hace que Steve Jobs presentó el primer iphone?  sólo 10 años, y han pasado  mucho menos años  desde que se ha generalizado su uso en el mundo occidental. Somos novatos, es obvio,  debemos dejar pasar el tiempo para que nos autoregulemos en su uso, el tiempo pondrá los smarthphones  en su sitio.

Esta opinión la  englobo en el contexto de una personalidad "normal", porque algunas personas son más susceptibles y más propensas que otras a la adicción y tienen lo que llamamos una personalidad adictiva, por educación o por genética.

     

Gamificación en la educación o como divertirse aprendiendo

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

Pablo Neruda

La importancia del juego

Los niños juegan desde sus primeros meses de vida, a partir de los 3 meses empiezan a reaccionar a los sonidos y a movimientos de sonajeros, luces y móviles. Jugar estimula y ayuda en  el desarrollo de la motricidad fina y gruesa,  aumenta su conciencia corporal, así como el desarrollo social y emocional.

Piaget, Groos y Montessori  investigaron sobre la importancia del juego en el desarrollo del niño.  Para Groos el juego sirve para  preparar al niño hacia la vida adulta, cuando un niño juega con una muñeca se prepara para cuidar a bebes cuando sea mayor.  Para Piaget el juego tiene diferentes funciones dependiendo de la etapa de evolución en la que está el niño:

  • etapa sensorio-motriz: ejercicio físico
  • etapa pre-operacional: inicio juego simbólico
  • etapa operaciones concretas: juego simbólico
  • etapa formal: juego reglado

Para Montessorri el juego es la principal actividad a través de la cual el niño lleva su vida durante los primeros años de edad, por medio del juego, el niño observa e investiga todo lo relacionado con su entorno de una manera libre y espontánea.

¿Cómo podemos introducir los beneficios del juego en el aprendizaje?

Hace algunos años presencié  durante un viaje en avión, una escena que me hizo meditar sobre la capacidad de enseñar:  un señor explicaba a un niño una lección de historia, la manera de enseñar de aquel señor me dejó impresionado, era un excelente narrador,  narraba  como si fuese una película,  una historia de aventuras, el niño lo escuchaba embelesado  y le preguntaba constantemente sobre lo que había ocurrido después.   Aquel señor era capaz de despertar la curiosidad, la creativad  y el interés  del niño, había convertido la lección en un aprendizaje lúdico.

El juego fomenta la curiosidad, la estrategia, la creatividad, la influencia social,  y son estas las características  que debemos incluir en el  proceso de aprendizaje si queremos que aprender resulte atractivo.

La gamificación

¿Has oído hablar de gamificación? La gamificación es el proceso de incorporación de elementos y las  dinámicas del juego en entornos no lúdicos como la educación, el marketing, la empresa. 

Para Yu-kai-Chou gamificacion, gurú de la gamificación, un buen juego tiene que cumplir 8 puntos, que el sitúa en un marco contextual o de referencia.

  El juego es también una forma de aprender haciendo, porque como decía Confucio
Me lo contaron y lo olvidé. Lo vi y lo entendí. Lo hice y lo aprendí.

Como aumentar la concentración estudiando

Seguro que más de una vez has pensado que no estás suficientemente concentrado para estudiar y te gustaría saber como aumentar la concentración esudiando. Aquí tienes algunos consejos que puedes  poner en práctica para ti y para tus hijos:

Prepara el ambiente

Tener un lugar concreto de estudio es fundamental,  tiene que estar bien iluminado, alejado de  fuentes de ruido (TV, vecinos, familia) , disponer de una mesa amplia y una silla adecuada. Poner música agradable, que no sea una fuente de distración, puede ayudar a la concentración.

 

La concentracióntécnicas de estudio

  • limitar los periodos de estudio dependiendo de la edad del niño,
  • establecer metas de estudio,
  • eliminar las distracciones externas, y
  • estudiar descansado

 

Ya sabemos que para aprender es necesario estar concentrado, debemos tener en cuenta que nuestro cerebro tiene un tiempo máximo de concentración o atención sostenida , que varía con la edad. Los niños mayores son capaces de períodos más largos de atención que los niños más pequeños, por ejemplo un niño de 5  o 6 años  puede estar concentrados durante 10-15 minutos. A medida que vamos creciendo nuestra tiempo de concentración va aumentado. En los adolescentes hay cierta variación dependiendo de su motivación, características, etc. 

Captura de pantalla 2017-11-18 a las 12.23.56Teniendo en cuenta que hay un tiempo máximo para cada edad, fijate cuanto tiempo tarda tu hijo en "despitarse" y programa periodos de estudio acotados. Dedicando un rato a descansar, programa  pausas de 5 o 10  minutos, para que se levante, estire las piernas, vaya al baño, coma algo.  Trabajar demasiado tiempo en una tarea  disminuirá el rendimiento. Pero, no olvides negociar con él que  "la pausa no es el objetivo" , es muy fácil que el niño piense sólo en las pausas mientras está haciendo los deberes y te pregunte: cuanto falta para descansar. 

Establece pequeñas metas de trabajo, asumibles y realistas.  Si tu hijo es adolescente, es importante que se comprometa con un tiempo de estudio y organice su trabajo antes de empezar. Prioriza los deberes del día siguiente y por nivel de dificultad. Crea listas de tareas, es una buna idea tener una agenda o libreta donde se apunte las tareas semanales y diarias y el tiempo necesario para hacerlas.

Para concentrarse hay que eliminar las fuentes de distración. por ejemplo durante los ratos de estudios, tener el móvil al lado encendido no les permitirá concentrarse, así que lo mejor es sacarlo de la habitación para no ir los avisos de mensajes o de mails. Con los avisos del móvil actuamos como los perros de Palow.

La importancia del descanso: para rendir y ser productivo hay que estar descansado.  Los adolescentes tienen que dormir de 8 a 10 horas, un estudio de la National Sleep Foundation sugiere que la mayoría de los adultos comienzan a tener sueño sobre las 22 h, porque la melatonina aumenta, en cambio  en los adolescentes este aumento sucede más tarde, por lo que es fácil que no duerman la horas necesarias. Establece hábitos para dormir: horario fijo, evitar el móvil en la cama, tomar algo caliente, ...

Técnicas de estudio

Cómo recordarás en unos de mis posts os explique  que cada uno de nosotros tiene un sistema representacional dominante o un sentido que usa con más frecuencia para relacionarse con el mundo y  para aprender. Los tres sistemas son:
  • Visual: se aprende en imágenes.
  • Auditivo: se aprende mejor cuando se recibe la información auditivamente.
  • kinestesico: se adquiere el conocimiento cuando la información se relaciona con movimientos y emociones.
Si eres de los que aprende visualmente, utiliza técnicas de estudio que te permitan estructurar la información visualmente, por ejemplo:mapas conceptuales
  • Mapas conceptuales:  comienzan con una idea principal o concepto, luego la idea principal puede desglosarse o ramificarse en temas específicos.  Lee el texto, identifica la idea principal, encuentra los conceptos claves que conectan con la idea principal  establece la jerarquía y  la relación entre los conceptos. Los conceptos más generales están en primer lugar, luego se vinculan a conceptos más pequeños y más específicos.
  • Líneas de tiempo. nos permite poner en orden cronológico cualquier evento o suceso.
  • Diagramas de flujo. es un recurso muy utilizado en programación, Es una secuencia de pasos  y decisiones necesarios para llevar a cabo un proceso.
  • Diagramas de causa-efecto.  Visualizamos las diversas causas que influyen en un efecto específico.
Cuando tu sistema representacional  preferido es el sistema auditivo.
  • graba tus lecciones
  • lee en voz alta
  • mira videos, en youtube encontrarás muchísimos tutoriales de todos los temas de primaria y secundaria. En este post anterior, tienes algunos muy interesantes.
Si para aprender necesitas hacer, eres kinestésico, aprendes haciendo.
  • toma notas
  • las actividades que lo permitan aprende tocando, por ejemplo las matemáticas (suma, restas, multiplicaciones) repásalas con objetos, los ábacos.
  • usa fichas de letras para aprender a leer

Convierte el estudio en un hábito

 
Muchos pocos hacen un mucho
  Estudia cada día, si estudias un poco cada día, estarás repasando la materia y te ayudará a no atrasarte.  Estamos a principios de curso, es el mejor momento para seguir estos consejos y empezar el curso con buen pié, evitarás el estrés de última hora.  

Cómo conseguir que tus hijos odien la lectura

Tienes un deseo o motivación, realizas una acción, obtienes una recompensa, si repites esta rutina suficientes veces, estarás creando un hábito, porque cada vez que realizamos  una acción por la que obtenemos una recompensa, nuestro cerebro, que es "ahorrador por naturaleza"  convertirá esta rutina en una acto automático, simplemente para ahorrar recursos.

new-piktochart_25565968

En psicología un hábito es cualquier acción repetida regularmente, que se convierte en rutina, así, sin pensar y sin esfuerzo, creamos un hábito, pudiendo ser negativos o positivos.

Seguro que te has planteado muchas veces ser menos sedentario, dejar de fumar, comer más sano, no ver tanta telebasura.  Has querido cambiar un mal hábito por un buen hábito.

Un estudio sobre la adquisición de hábitos realizado por Phillippa Lally  de la University College de Londres  concluye que la mayoría de personas necesitan entre 18 y 254 días para crear un hábito, aunque una gran mayoria  lo consiguen a los 66 días.

Si eres capaz de repetir una acción un número determinado de veces, lo acabarás convirtiendo en una actividad automática que no ya no te requerirá un esfuerzo extra.

 

Cómo conseguir que tus hijos odien la lectura

Por lo tanto para hacer que tu hijo  convierta la lectura en un hábito tiene que tener una motivación para leer y  obtener una recompensa de la lectura.  Aquí es donde los padres y educadores desarrollamos un papel motivador, convirtiendo la lectura en algo divertido y no una actividad aburrida y pesada. Cuando hablamos de recompensa, no estoy diciendo que le demos un premio por leer, convertiriamos la lectura en una mera transacción económica.

Vamos a suponer que decides que tu hijo lea cada día y para eso has decidido arrancarle el móvil de las manos y cambiarselo por un libro. Es un ejemplo un poco extremo, pero es lo que hacemos muchas veces.  Si le obligas a leer, la relación que establecerá con la lectura no será precisamente de amor.  La lectura se habrá convertido en un cástigo.

¿Cómo podemos hacer de la lectura un hábito?

 

Educar con el ejemplo no es una manera de educar, es la única.

Albert Einstein

 

  • El ambiente de casa es muy importante, si tu hijo no te ha visto nunca coger un libro, difícilmente le podrás transmitir el amor por la lectura, no olvides que a los niños les encanta imitarnos.
  • Introducirles en los libros desde que son bebes es una buena manera de empezar, leerles un cuento adaptada a su edad antes de ir a dormir les hará descansar mejor.
  • Escoger una tarde para compartir un rato de lectura, toda la familia juntos, cada uno en su lectura, los niños lo vivirán como un momento especial, que les tranquilizara.
  • Seguro que tienes una biblioteca cerca de casa, igual que salís al parque, programa una tarde a la semana para ir a la biblioteca y deja que tu hijo escoja su lectura, no le obligues a escoger los libros que a ti te gustan.
  • Cuando tu hijo vea una película que le haya gustado mucho y esté basada en un libro, invitale a que lea el libro, descubrirá nuevas tramas y seguro que se engancha. A mi hijo le encantó la primera pelicula de Harry Potter, fuimos a la biblioteca y le enseñé el libro, a partir de aquel momento empezó a leer asiduamente.
  • Para su cumpleaños, para los reyes regálale siempre un libro, aunque al principio no lo lea, los tendrá a mano por si algún día se decide...

Pero, por qué es tan importante leer:

  • alimenta la creatividad,
  • aumenta la comprensión,
  • amplia el vocabulario,
  • mejora la escritura,
  • favorece la concentración,
  • reduce el estrés,
  • potencia la empatia,
  • ayuda a coger el sueño y
  • pasamos un buen rato.
Si tienes la suerte que a tu hijo le encanta leer, muchas felicidades, pero si no acaba de enamorarse, no lo fuerces, sigue estos consejos y seguro que poco a poco irá "enganchandose".       libros infantiles