La ratita presumida

El cuento de la ratita presumida

   

En un bonito pueblo había una ratita que tenía fama por ser muy limpia y hacendosa. Un dia estaba la ratita limpiando la puerta de su casa, y se encontró una moneda de oro en el suelo.

-¡Qué suerte, si es una moneda de oro!. Bajaré al pueblo a casa del señor cerdo y y me compraré una cinta de seda para hacerme un lazo.

Y aquella misma tarde la ratita bajó al pueblo y se compró un gran lazo para su bonita carita.     

-Tra, lará, larita, limpio mi casita, tra, lará, larita, limpio mi casita! cantaba la Ratita, mientras salía a la puerta para que todos vieran su nuevo lazo.

 

- Buenos días, Ratita dijo el señor Burro. Todos los días paso por aquí, pero nunca me había fijado en lo guapa que eres.

    

- Gracias, señor Burro dijo la Ratita poniendo voz muy coqueta.

    

- Dime, Ratita, ¿te quieres casar conmigo?

    

- Tal vez – respondió la ratita -. Pero ¿cómo harás por las noches?

    

-¡Hiooo, hiooo! bufó el burro soltando su mejor rebuzno.

    

- Uy, no, no, no puedo casarme contigo porque por las noches no me dejarás dormir con tus rebuznos

El pobre burro se fue llorando porque estaba muy triste. Al poco rato apareció un lindo perrito que al ver a la ratita tan hermosa le dijó:     

- Ratita, estás tan bella con tu lazo nuevo  que estoy pensando que quizás querrías casarte conmingo

    

- Pues no sé perrito, pero déjame hacerte una pregunta: si me caso contigo, ¿qué harás por la noche?

    

- Ratita de mis amores, por la noche te cantaré una bella canción, con mis hermosos ladridos, gua, gua, gua

    

- Uy, no, no, no puedo casarme contigo perro, porque no me vas a dejar dormir en toda la noche

El perrito se puso muy triste y se fue aullando ..... Puedes ver el final del cuento en nuestro videocuento

Acerca de Carme

Cuentos infantiles y clásicos, recursos educativos gratis, psicologia infantil. Guía infantil para aprender, divertirse y educar a nuestros hijos.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario